Los protas

Un día Noelia estaba tan tranquilamente en su casa y le dieron un super abrazo acompañado de una frase que decía: mamá, si no olieras tan bien no te querría tanto. Entonces, después de pasar la fregona al charco de babas,  a ella que desde hacía tiempo le rondaba la idea de “montar algo”, bueno “algo más” porque “algo” ya lo tenía montado, se le encendió la bombilla y plín!, siendo consciente de lo importantísimo que son los olores en nuestras vidas, recuerdos, anhelos y demás, de lo que nos gusta que nos digan la frase: ummmm que bien hueles, de cómo se nos puede poner la carne de gallina al entrar en una estancia que huele a él o a ella, a mamá o a papá, a aquel profe chungo que nos hacía la vida imposible, o la monjita que nos daba religión y abrazos de abuela… Empezó a darle vueltas a la idea de intentar que toooodooooo el mundo pudiese conseguir a un precio asequible y razonable poder oler cada día como les apeteciera, para poder transmitir así su estado de ánimo, su fuerza, su buena o mala leche, al igual que lo hacen con su ropa o sus complementos, en definitiva, a poner el broche final a cualquier estilismo o look.

Pero parece que cojeaba la idea porque aunque con muy buenísimas intenciones y más ganas aún, el tema de logística, tecnología y numerología se le venía un poco grande.

Así que como suele pasar todo lo mejor y más bonito en esta caprichosa vida, casualmente, se tropezó con Juan. Un chico que fíjate tú por donde, justo andaba sobrado de todo lo que a ella le faltaba.

Enseguida se dieron cuenta de que con lo que tenía el uno y el otro podrían hacer algo por lo menos vamos a llamarlo “curioso”.

Ella es cuentista, soñadora, teatrera y ocurrente. Él listo como un ajo, calculador, perseverante y responsable. Ella se siente segura porque él la respalda y a él le gusta que ella desde esa tranquilidad deje volar su imaginación y cree nuevos textos, fotografías o perfumes.

Aliaron sus fuerzas y sus ganas y aquí están con su proyecto de Huele a ti en la calle, intentando llegar a todos vosotros y conseguir que saquéis siempre vuestra mejor versión usando el perfume adecuado en cada momento. Sólo tenéis que descubrirlos.

Otra manera de entender la vida.

Otra manera de entender el perfume.

El perfume Huele a ti.

Noe y Juan

Equipo HAT

«VERSIONAMOS PERFUMES»

En Huele a ti no nos limitamos a mezclar componentes para conseguir un perfume más fresco, floral o amaderado. En Huele a ti nos gusta soñar, imaginar historias en las que nuestros protagonistas cobran vida, dando así vida al perfume. El mismo perfume que a mi me encanta a ti te repugna, curioso no? Todo tiene que ver con asociaciones rápidas y señales que nuestra nariz envía al cerebro, bueno realmente el cerebro va primero, le dice: nariz huele, la nariz lo hace y le manda una señal que él transforma en un recuerdo o anhelo. Pero igual que cuando éramos pequeños no nos gustaban las lentejas y ahora matamos por los platos de puchero, quizá también debamos de abrir la mente con los perfumes, cerrar los ojos e intentar ver y sentir un poco más allá, dándonos cuenta de que es el toque final, un complemento más para transmitir cada día lo que somos, igual que lo hacemos con un estilismo, un maquillaje o un corte de pelo concreto. Somos conocedores del poder que el olor tiene en nuestros recuerdos y nos proponemos entrar en vuestras casas llevando ese perfume “fetiche” que cada uno de vosotros tenéis. Para eso hemos creado con toda la pasión y esmero posibles las mejores versiones de los perfumes más vendidos del mercado. Esperando que podáis encontrar y disfrutar el vuestro, os saluda atentamente el equipo Huele a ti.

Universo HAT

«SI ALGUNA VEZ…»

“Si alguna vez has pensado que podías cambiar el mundo.

Si  alguna vez has sentido que no encajabas.

Si  alguna vez dudaste de para qué estabas aquí.

Si  alguna vez tuviste un pálpito que te encogió el corazón.

Si  alguna vez soñaste despierta con algo mejor.

Si  alguna vez tuviste el valor de lanzarte sin red.

Si  alguna vez dejaste atrás los prejuicios ajenos.

Si  alguna vez rompiste las reglas.

Si  alguna vez dejaste de ser “normal”,

dejaste de hacer lo que se esperaba de ti y te atreviste a ser tú,

entonces perteneces a mi mundo,

al universo… HUELE A TI.”